Tastornos-Lesiones

Los trastornos y disfunciones que sufre la madre gestante suelen estar relacionadas con el proceso embriológico que sucede en su interior. A medida que la nueva vida se desarrolla, su cuerpo se va adaptando fisiológica y estructuralmente a ese proceso. Es en dicha adaptación donde suelen surgir la mayoría de los trastornos.

A nivel fisiológico, la carga hormonal propia del embarazo puede provocar distintas dolencias tales como náuseas, vómitos, migrañas... En el plano estructural, el bebé crece ocupando un espacio que normalmente ocupan otros órganos y vísceras. Este proceso puede provocar disfunciones intestinales tales como estreñimiento, gases, reflujo... Debido al peso y aumento de volumen, se crean tensiones y compresiones que pueden desembocar en lumbalgias, dolor intercostal, congestión pélvica, hinchazón de piernas...

Normalmente, el cuerpo de la madre se va adaptando con éxito al proceso y si sufre algún trastorno, éste es leve y pasajero, pero cuando ésto no sucede así, y la dolencia se convierte en sufrimiento constante, no tiene sentido soportarlo sin más cuando se pueden aliviar e incluso resolver con Osteopatía Gestacional.

A todo esto habría que sumar los trastornos propios de la madre, es decir, los que padeciera con anterioridad al embarazo (ver Trastornos y lesiones en adultos). Dichos trastornos pueden verse agravados durante la gestación y convertirla en un proceso lleno de altibajos emocionales.

Si tienes alguna duda, ponte en contacto con nosotros e intentaremos ayudarte de la mejor forma posible, siempre cuidando de tu bebé y de ti.