Tastornos-Lesiones

Plagiocefalias, braquicefalias y escafocefalias y sus derivadas son formas de deformaciones craneales. Este trastorno afecta a un 12% de los lactantes en España. Sus causas son múltiples entre las que podríamos destacar:

  • Prenatales. Falta de espacio en el útero por un embarazo múltiple o por el propio tamaño del bebé, trabajo de parto y encajamiento prolongado, etc.
  • Postnatales. Asociado a tortícolis congénita, posición de descanso siempre del mismo lado, boca arriba, con la cabeza girada siempre al mismo lado, etc.

Todas las deformaciones craneales deben ser controladas y tratadas para evitar problemas posteriores como la deformidad craneal permanente, estrabismo, mala oclusión dental, etc.

Para solucionar este tipo de problemas se utilizan bandas dinámicas, almohadas especiales y/o cascos ortopédicos con resultados más que satisfactorios.

Teniendo en cuenta los principios de la Osteopatía, y más concretamente de la Osteopatía Infantil, el desarrollo del bebé está condicionado y guiado por las diferentes tensiones fasciales que se generan fruto del propio crecimiento como de los agentes externos. De tal manera, si por cualquier motivo, prenatal a postnatal las meninges intracraneales del pequeño tienen una información tensional errónea en cuanto a dirección de crecimiento y fuerza, las estructuras relacionadas con ellas, los huesos del cráneo, se desarrollarán en direcciones erróneas y darán lugar a deformaciones. Con el trabajo de Osteopatía Infantil Craneal percibimos esos movimientos erróneos y, ayudados por el propio impulso del bebé, los dirigimos en la dirección adecuada. Es un trabajo absolutamente indoloro y nada molesto para el bebé, se normaliza el movimiento natural de los huesos del cráneo, se realizan modelajes óseos y reorganizaciones tensionales que son perfectamente compatibles con los tratamientos anteriores e incluso aumentan su eficacia.