Tastornos-Lesiones

La escoliosis es una deformidad estructural de la columna vertebral en forma de "C" o de "S" que se caracteriza por una curvatura lateral acompañada de una rotación de las vértebras.

La causa de esta deformidad es desconocida (idiopática) en un 85% de los casos, según las últimas investigaciones, se les atribuye un origen genético. Las últimas investigaciones han demostrado que tiene un caracter ligado al sexo con una penetrancia incompleta (no puede pasar a cada generación) y expresividad variable (curva severa en los padres y leves en los hijos). El carácter ligado al sexo hace que la madre pueda transmitirlo a hijos e hijas mientras que el padre sólo puede transmitirlo a las hijas. Actualmente se cree que su origen es una disfunción menor en el tronco cerebral que puede provocar una lesión en los pilares posteriores del mecanismo de equilibrio del oído interno, por lo que la escoliosis no sería un problema óseo primario sino una adaptación del cuerpo a ese trastorno neurológico.

El resto de casos pueden ser producidas por alteraciones en el desarrollo embrionario, escoliosis Congénitas, o como consecuencia de otros trastornos escoliosis Neuropáticas y escoliosis Miopáticas.

Desde el punto de vista de la osteopatía infantil, sea cual sea el origen o el tipo de escoliosis, se pueden identificar sus signos antes incluso de que la curvatura aparezca cuando el pequeño comience a andar. Teniendo en cuenta el sistema cráneo-sacro osteopático, existen dos motivos por el que un bebé puede desarrollar una escoliosis:

  • Escoliosis craneal. Se produce por una torsión en la articulación esfenobasilar (esfenoides con la porción basilar del occipital). Por su inserción con la duramadre transmitirá esa torsión a lo largo del tubo dural hasta el sacro y la pelvis.
  • Torsión del sacro. Bien por carga genética, por posición en el útero, el sacro o la pelvis pueden verse sometidos a torsiones y desviaciones de sus ejes y sus relaciones articulares, debido a la inserciones de la duramadre en el sacro, esas torsiones y tensiones van a ser transmitidas hacia el occipital y lo posicionarán en lesión respecto del esfenoides.

Sea cual sea el mecanismo que origine la lesión, tanto el cráneo como el sacro estarán en lesión, y puesto que la columna es la cadena que los une, necesariamente tendrá que adaptarse a esas torsiones y posicionar sus elementos siguiendo ese patrón. Es decir, la columna tiene codificado un patrón escoliótico y se desarrollará siguiéndolo poniéndose en evidencia, normalmente, desde el momento que el pequeño comience a andar.

El objetivo del trabajo que realizamos en Quierounmasaje.net es corregir esa "información escoliótica" desde el primer momento (cuanto antes mejor) utilizando técnicas de Osteopatía Infantil craneal y estructural, para minimizar, en la medida de lo posible la progresión de la curva durante el desarrollo del pequeño.

En los casos de niños con una curvatura en proceso, el trabajo con Osteopatía Infantil Estructural Craneal como complemento al tratamiento y pautas descritas por el especialista ayuda a mejorar los resultados y por tanto a minimizar el progreso de la lesión. Siempre lo decimos y ,en éste caso con más énfasis, debe ser el especialista médico el que decida cual es el mejor tratamiento para corregir o detener la progresión de la escoliosis en cada caso.