Tastornos-Lesiones

La articulación temporomandibular (ATM) es la responsable de los movimientos de la mandíbula, apertura y cierre así como desplazamientos laterales. Situadas a cada lado, están formadas por la superficie articular del temporal, el cóndilo de la mandíbula y el menisco interarticular entre ambos.

Cualquier alteración, provocará que dichos elementos no puedan ejercer su función apropiadamente: adherencias, traumatismos, estrés, compresión... provocando trastornos y disfunciones que pueden ir desde un simple dolor en la musculatura o en la articulación, hasta un bloqueo completo que impida cualquier movimiento, de apertura o de cierre.

A continuación encontrará información más detallada de los problemas por los que, con más frecuencia, nos visitan en Quierounmasaje.net.

Bruxismo

El bruxismo es un trastorno por el cual una persona aprieta los dientes o los hace rechinar deslizándolos unos sobre otros sin motivo aparente. Puede suceder a cualquier hora, pero es más frecuente durante la noche.
No se ha definido un origen concreto, pero está ampliamente aceptada su relación con procesos de estrés, nerviosismo y ansiedad. La presión y el deslizamiento ejercidos puede llegar a desgastar los dientes y complicar aún más el problema. Para evitar esto, se suelen prescribir férulas de descarga de distintos materiales, sin embargo, sólo evitan el desgaste dental, no solucionan el problema.
Además del desgaste dental, el bruxismo puede provocar dolor de oído, de cabeza, sensibilidad en los músculos de la mandíbula (sobre todo al despertar), dolor en la mandíbula...
Por su ubicación anatómica, la articulación temporomandibular esta relacionada y afecta a múltiples estructuras, desde los centros nerviosos situados en el suelo del cuarto ventrículo, pasando por el sistema reticular de alarma en el cerebro y el oído.
En Quierounmasaje.net utilizamos técnicas de osteopatía estructural, neurmuscular y osteopatía craneal para liberar las tensiones que puedan estar alimentando la lesión, pero es imperativo la implicación de la persona para conseguir un resultado óptimo y duradero.

Dolor en la Mandíbula

Cuando aparece un dolor en la mandíbula, es importante conocer lo más exactamente posible la causa o los antecedentes a la lesión y la zona o estructura que sufre el trastorno. Puede ser muscular por sobreesfuerzo o por tensión que no llegue a provocar bruxismo pero si dolor, en ocasiones, durante tratamientos dentales prolongados, pueden producirse trastornos en la ATM ya que la mandíbula ha de estar abierta (a veces en apertura forzada) durante periodos de tiempo prolongados y esto puede provocar contracturas musculares y en algunas ocasiones, bloqueos de los meniscos y por tanto de la articulación.
En esos casos, es necesario eliminar dichas contracturas y en los casos que sea necesario normalizar el movimiento de los meniscos articulares y de la mandíbula.

Como siempre, es muy importante visitar al especialista para tener un diagnóstico preciso eliminando otras patologías y poder determinar cual la mejor vía de abordaje del problema.