Servicios

Desde el mismo momento de la concepción, múltiples cambios se suceden en tu cuerpo tanto a nivel fisiológico y hormonal como a nivel físico y estructural. Algunos de estos cambios pasan inadvertidos, sin embargo, otros pueden producir pequeños trastornos (náuseas, vómitos, piernas cargadas...) o incluso llegar a ocasionar fuertes dolores (ciática, dolor intercostal, cefaleas...).

Todos ellos, en mayor o menor medida, suponen un obstáculo para disfrutar de tu gestación como te gustaría. Hemos visto casos de ciáticas muy dolorosas e invalidantes para la madre que ha sufrido ataques continuos de intenso dolor y no han encontrado nada que los mitigue. Por ese motivo, la Osteopatía Gestacional pone a tu alcance soluciones específicas a esos problemas sin que ello suponga riesgo alguno para el bebé que está en camino o para la madre gestante.

Con la ayuda de la Osteopatía Gestacional disfruta de tu embarazo cuidando de ti, cuidando de tu bebé.

La Osteopatía Gestacional está específicamente diseñada para trabajar con embarazadas, madres en el puerperio y madres fuera de él.

 

La Osteopatía Gestacional es la adaptación de la Osteopatía General al estado de gestación y el proceso embriológico que se desarrolla en él.

La Osteopatía Gestacional reconoce y valora todos los cambios estructurales que se van sucediendo en el proceso de gestación para personalizar el trabajo atendiendo a los nuevos parámetros de espacio, anatomía y biomecánica que se van sucediendo, mediante técnicas y maniobras específicas SIN RIESGO ALGUNO para el feto o el bebé.

Asimismo, la Osteopatía Gestacional tiene en cuenta aspectos esenciales para resolver con éxito los distintos trastornos que se pueden presentar en el embarazo:

El espacio ocupado por el feto y las compresiones producidas por él.

La adaptación estructural de la madre a los diferentes momentos de la gestación.

Las lesiones o trastornos de la madre antes del embarazo.

Todos ellos al unísono o por separado, darán como resultado un trastorno completamente diferente en cuanto a su origen y, por tanto, se necesitará de un enfoque completamente personalizado para su resolución.

Dependiendo del motivo, podríamos clasificar las sesiones en tres categorías:

  • Embarazada que sigue un programa de evaluación con Osteopatía Gestacional.
  • Embarazada que acude por un problema concreto.
  • Madre en el puerperio (cuarentena) o fuera de él.

Programa de evaluación con Osteopatía Gestacional

Generalmente, se trata de clientes habituales que pueden tener alguna dolencia previa o no. Se evaluarán las distintas adaptaciones y las tensiones que vayan ido produciendo durante el embarazo para eliminarlas trabajando las áreas afectadas. Generalmente se recomienda un intervalo de unas 4 semanas. Si se detecta o la embarazada refiere algún trastorno, tipo ciáticas, migrañas, parestesias... este intervalo se modificará para resolver dichos trastornos. El programa es, sobre todo, una herramienta altamente eficaz para prevenir la aparición de trastornos, que de otro modo, se pueden producir.

Embarazada que acude por un problema concreto

En estos casos, hacemos una valoración completa de la estructura de la gestante y recabaremos toda la información pertinente del proceso hasta la fecha, evolución, antecedentes, etc. y estableceremos un programa de actuación personalizado. Se le recomendará a la embarazada continuar en el programa de evaluaciones para hacer un seguimiento y prevenir recaídas o nuevos trastornos.

Madre en el puerperio o fuera de él

Durante el puerperio, el cuerpo de la mujer recupera su anatomía original, toda su estructura retorna a su punto de partida. Sin embargo, a veces, esto no se produce o se produce de un modo inadecuado. Pueden aparecer numerosos síntomas tanto de tipo digestivo como nerviosos, pero las curvaturas vertebrales, el posicionamiento pélvico, la relaciones sacro-iliacas son algunos de los trastornos más comunes y suelen ser debidos a alguna restricción, contractura o bloqueo que impidan a la estructura recuperarse con normalidad.

En estos casos, cuanto antes se inicie el trabajo con Osteopatía Gestacional, mejor y más satisfactorio será el resultado obtenido. Aún estando fuera del puerperio, todos esos trastornos pueden ser corregidos Osteopatía Gestacional.

En todos los casos, las evaluaciones se realizan mediante la palpación del tejido y la valoración de la movilidad articular.

Es una herramienta muy potente para aliviar las consecuencias mecánicas más comunes de la adaptación de la curvatura lumbar: ciáticas, contracturas musculares, etc. Pero es igual de efectiva en otros muchos trastornos que pueden surgir:

Embarazadas

  • Gases, estreñimiento, reflujo, náuseas, vómitos.
  • Lumbalgias, ciáticas, síndrome del piramidal, contracturas, dolor en metatarsos.
  • Neuralgia intercostal.
  • Congestión pélvica.
  • Migrañas y cefaleas.
  • Posicionar al bebé (o facilitarlo) en posición cefálica si no lo está.

Madres en el puerperio

  • Cefaleas.
  • Dorsalgias. lumbalgias.
  • Insomnio.
  • Estado anímico bajo

Madres fuera del puerperio

  • Tendinitis de Quervain (dolor característico en la articulación del pulgar)
  • Síndrome del túnel carpiano.
  • Contracturas en la espalda a nivel de trapecios y escápulas.
  • Dificultad para conciliar el sueño.
  • Estado anímico bajo.