Servicios

Nuestro cuerpo es un organismo compuesto por multitud de tejidos, órganos y sistemas que trabajan al unísono y cuyo funcionamiento está estrecha y obligatoriamente relacionado. Posee movimiento propio, y además, está diseñado para moverse. Cualquier restricción, del tipo que sea, de esos movimientos, a nivel de un músculo, un órgano o una articulación... no sólo afecta a esa estructura sino que implicará en primera instancia estructuras vecinas y después, por adaptación, a estructuras a distancia, impidiendo al cuerpo un funcionamiento óptimo. La osteopatía es una terapia manual cuyo objetivo es mantener, o restablecer si se ha perdido, la movilidad del cuerpo en su conjunto, desde la zona lesional, hasta las posibles adaptaciones o consecuencias que se manifiesten en el resto del cuerpo.

Una lesión osteopática es aquella en la que una estructura pierde su movilidad parcial o totalmente, bien por acortamiento muscular, adherencias del tejido o compresión articular, que generan un arco reflejo doloroso y un bloqueo de la zona/s afectadas.

Para resolver estos trastornos, la osteopatía dispone de una amplio abanico de técnicas y maniobras que pueden ser funcionales o estructurales para restablecer el normal funcionamiento y la movilidad al tejido, articulación o sistema, en definitiva a ayudar al organismo a volver a su estado de salud.

Según este principio, con osteopatía podemos tratar cualquier trastorno del organismo, ya sea estructural (músculo-esquelético), visceral o genitourinario en el que la movilidad esté comprometida independientemente de si esa pérdida de movilidad es la causa o el origen del trastorno.

 

La osteopatía es una disciplina cuyo principio es restablecer la movilidad perdida es cualquier parte del cuerpo producida por una lesión osteopática eliminando los bloqueos que la mantienen y restaurando sus funciones. El objetivo es aliviar el dolor, restablecer el movimiento y las funciones para permitir al organismo recuperar su estado de bienestar.

Aunque, como hemos dicho, la osteopatía trata el cuerpo como un conjunto de sistemas interconectados, diferencia o estructura su trabajo en 4 áreas principales dependiendo del área del cuerpo que tratemos, ya que siendo diferente la estructura a trabajar, es lógico pensar que sea diferente el tipo de trabajo o maniobras a realizar, aplicándose todas ellas con una visión global del organismo:

Osteopatía estructural

Su área de trabajo es el aparato musculo-esquelético y los trastornos que le afectan. Toma como punto de partida la posición de pelvis como base y la columna como eje central del cuerpo para determinar trastornos asociados a actitudes posturales nocivas. Asimismo, trabaja todo lo relacionado con traumatismos, contracturas, esguinces, compresiones, etc. que afectan a nuestro sistema muscular y esquelético.

Osteopatía visceral

Su área de trabajo es la esfera visceral y los trastornos que le afectan. A nivel visceral, incluye la cavidad torácica y la abdominal. Muchos trastornos a nivel visceral son generados o tienen consecuencias a nivel estructural en la columna y viceversa, de ahí la importancia de tratar el cuerpo como un "todo" indivisible.

Osteopatía genitourinaria

Aunque generalmente englobada dentro de la osteopatía visceral, la osteopatía genitourinaria trata de manera muy específica los trastornos asociados y relacionados con aparato genitourinario por sus relaciones y consecuencias a nivel pélvico.

Osteopatía craneal

Trabaja desde un nivel mucho más profundo. Se centra en evaluar y normalizar el Movimiento Respiratorio Primario así como la movilidad involuntaria de todas las estructuras del cuerpo. Desde las membranas intracraneales pasando por el tubo dural y todo el sistema miofascial para dispersar tensiones y bloqueos para permitir al cuerpo su autoregulación.

Las técnicas de trabajo que más frecuentemente utilizamos en Quierounmasaje.net son:

  • Técnica neruomuscular
  • Masaje transverso profundo de Ciriax.
  • Técnicas de inhibición
  • Estiramientos
  • Movilizaciones
  • Juego articular
  • Premanipulaciones articulares
  • Manipulaciones directas o indirectas
  • Manipulaciones funcionales

Solemos decir que la consulta comienza desde el mismo instante en el que entras por la puerta. Todo es importante. Tu expresión corporal, tu forma de caminar, tu postura al estar parado de pie, inlcuso la expresión de tu cara, nos da mucha información acerca del trastorno por el cual nos visitas. Para la osteopatía, toda lesión tiene dos componentes, el físico (la lesión o trastorno en sí) y el emocional (la forma en que ese trastorno te afecta) y ambos deben ser tenidos en cuenta para que recuperes tu salud.

En la primera consulta, el osteópata realizará una valoración completa, no sólo de los problemas que le indiques, sino de las adaptaciones y compensaciones que haya podido generar, para lo que te pedirá que realices una serie de movimientos y gestos. Te realizará una serie de preguntas acerca de tus hábitos de vida tales como: tipo de trabajo, si haces deporte o no, tus hábitos alimenticios y de descanso, etc.

A continuación, mediante el tacto, realizará una palpación para reconocer el estado de las distintas estructuras relacionadas con tu lesión, valorando de este modo las restricciones, contracturas y tensiones presentes. Una vez realizada dicha valoración, y acorde con los hallazgos realizados, te indicará cual es la mejor vía de abordaje para normalizar dichas estructuras y restaurar su normal funcionamiento.

La sesión suele comenzar relajando los músculos afectados y movilizando las articulaciones para aumentar su rango de movimiento, para lo cual se utilizan técnicas neuromusculares, miotensivas y funcionales. En ocasiones, es necesario realizar alguna manipulación para liberar una articulación bloqueada. En definitiva, utilizamos todo nuestro conocimiento y técnicas para restaurar las estructuras afectadas.

La duración de una sesión de osteopatía oscila entre 25 y 40 minutos dependiendo del trastorno a tratar, pero lo más frecuente es que dure 30-35 minutos. Nuestra experiencia nos ha confirmado que sesiones más largas no son más eficaces, más bien al contrario, en muchas ocasiones son contraproducentes, ya que el trabajo es muy profundo y somete al cuerpo a un estímulo muy importante al que se tiene que adaptar.

En general, cualquier trastorno o disfunción mecánica del cuerpo o alguna de sus partes, causada por una agente externo (traumatismos) o interno (reflejos nerviosos, contracturas, bloqueos articulares, etc). El listado sería realmente interminable, a continuación te mostramos una selección de los más representativos en cada categoría. En el apartado "Adultos" de la sección "Trastornos y lesiones" encontrarás información más detallada acerca de muchos de ellos; si tienes alguna duda o pregunta acerca de alguna lesión o trastorno, tenemos a tu disposición la sección "Consulta tus dudas con el osteópata":

Trastornos estructurales

  • Bloqueos estructurales óseos, vertebrales, articulares.
  • Lumbalgias, dorsalgias y cervicalgias.
  • Dolores agudos y crónicos en articulaciones y/o miembros. Hombro, codo, muñeca, mano, cadera, rodilla, tobillo, pie...
  • Contracturas y acortamientos musculares.
  • Tendinitis y tendinosis.
  • Distensiones ligamentarias y esguinces.
  • Sobrecarga muscular.
  • Lesiones deportivas y/o laborales.

Trastornos viscerales

  • Visceroespasmos.
  • Adherencias post-quirúgicas.
  • Disfunciones viscerales. Estreñimiento, gases.
  • Pérdida de movilidad / motilidad intestinal: estómago, hígado, vesícula, riñones, bazo, intestino delgado y grueso.
  • IDsfunciones en los movimientos del diafragma.
  • Disfunciones genitourinarias.

Trastornos del sistema nervioso (craneal)

  • Cefaleas, migrañas, jaquecas.
  • Mareos, vértigos, tinnitus (acúfenos).
  • Nerviosismo, insomnio, estrés, bruxismo, depresión.
  • Compresión de alguno de los XII pares craneales.
  • Adherencias post-operatorias.
  • Bloqueos tensionales de los huesos del cráneo y sus consecuencias.