Areas

Tu bebé ha llegado. Es tu bien más preciado. Quieres disfrutarlo y verle crecer sano y desarrollar todas sus capacidades. A partir de ese momento, el bebé continúa una nueva etapa de su increíble viaje de desarrollo iniciado en el útero materno 40 semanas atrás. Aún hay mucho por hacer, tiene que desarrollar plenamente todos sus sentidos y sistemas, su desarrollo sensoriomotriz, sus habilidades, su sistema digestivo... Sin embargo, en ese camino pueden surgir "obstáculos" que dificulten dicho desarrollo y que es necesario eliminar lo antes posible para permitirle alcanzar su zénit.

La Osteopatía Infantil ayuda al bebé a desarrollar su máximo potencial, tanto de base como adquirido, eliminando los bloqueos que puedan surgir durante su desarrollo.

Un bebé perfectamente sano puede sufrir alteraciones y bloqueos en su estructura que si no se trabajan pueden derivar en una lesión o en una actitud postural que a la larga produzca una lesión.

Trastornos de tipo digestivo como el estreñimiento, gases, cólico del lactante o el reflujo no patológico; bloqueos estructurales como compresiones de los pares nerviosos craneales, tortícolis, displasia de cadera; deformaciones craneales, escoliosis; trastornos emocionales como el nerviosismo e insomnio en bebés y niños. Todos ellos pueden ser trabajados y resueltos con técnicas de Osteopatía infantil.